Cumplimos 15 años: te cuento la historia de Neolo

¿Empezarías un emprendimiento un 30 de Diciembre?

Me hice esa pregunta hace 15 años y no dudé: Hoy somos un equipo de 10 personas, y 10.000 clientes en 50 países.

Mi nombre es Esteban, y sembré la primer semilla de lo que hoy es un equipo formado por excelentes profesionales del que estoy muy orgulloso.

Me encantaría contarte nuestra historia en primera persona, con algunos tips y recomendaciones para que no cometas los mismos errores en tu emprendimiento 💪 .

Esta es la experiencia de un equipo de personas que trabajamos todo el día de forma remota para que miles de personas y organizaciones puedan existir en Internet: Tener un dominio, un hosting, un sitio web y luego, crecer. Bienvenidos a Neolo 😎

 

La pre-historia: Solo-preneur

Era adolescente, tenía 15 años, era el año 2000, había creado como hobby un sitio web de tecnología y seguridad informática. 3.000 visitas diarias, un foro, un canal de IRC, aprendizaje autodidacta todos los días quedándonos despiertos hasta las 2 o 3 de la mañana junto a varias personas que solo conocía a través de la pantalla.

Era el típico geek, mientras mis amigos iban a bailar y tomar cervezas un sábado a la noche, prefería quedarme aprendiendo e investigando con la computadora.

Después de una temprana emancipación para poder trabajar, empecé como monotributista “eventual”. Escribía tutoriales, guías y aprovechando que no existía la banda ancha, recopilaba trials de software, los integraba en un CD y los vendía contra-reembolso por correo argentino. Mis papás nunca entendían qué es lo que hacía.

Recuerdo que como no tenía ganas de quedarme grabando los CDs durante horas, entonces le contrataba ese trabajo a Tomás, un compañero del colegio un año más grande.

Lo más divertido e interesante era la comunidad que habíamos logrado generar y todo lo que aprendíamos sobre computadoras y tecnología. Nos conectábamos por IRC y cada tanto hacíamos reuniones en el Mc Donald’s de Cabildo y Mendoza en el barrio de Belgrano, en la Ciudad de Buenos Aires.

Uno de los integrantes de la comunidad (Sebastian), un día me ofrece que deje de pagar por web hosting, y me propone un intercambio: colocaría un banner de su empresa de hosting, a cambio él me brindaría soporte y alojamiento web. Le di el okey, y empezamos.

Aparentemente el trato le generó buen tráfico porque comenzó a experimentar cierto crecimiento, aunque la realidad es que yo no medía cuántas visitas ni altas le lograba generar.

Tip: Esto es un punto relevante porque siempre que uno lleva adelante cualquier tipo de acción digital, es fundamental medir absolutamente todo lo que se pueda.

Todo empezó de casualidad

Un 30 de Diciembre de 2002, recibí de Sebastian un email con asunto “Regalito de año nuevo”. Me estaba ofreciendo un plan de hosting revendedor gratis “hasta que pudiera pagarlo”.

Rápidamente, registré un nuevo dominio llamado aeolushosting.com.ar, copié casi todo el contenido del sitio web de su empresa, y modifiqué el banner para ahora, enviar tráfico hacia mi “empresa” de hosting.

¿Por qué Aeolus? Fácil: Me encantaba la filosofía griega y Aeolus era el dios griego del viento.

El slogan era “web hosting para todos”, desde el origen nuestra intención era escuchar a los clientes para que todos pudieran tener presencia online con un sitio web rápido y atractivo.

Primer versión de Aeolus Hosting: Año 2002

Paulatinamente comenzaron a llegar las consultas que no tenía idea como responder entonces iba aprendiendo a medida que llegaban. Trabajaba en pantuflas desde la casa de mis viejos hasta entrada la madrugada. Muchas veces quedaban preguntas sin responder durante varias horas porque no sabía la respuesta, algo que hoy sería inadmisible porque aprendimos la importancia de la comunicación: Tiene que ser rápida y solvente.

En un par de meses, ya estaba pagando el “Regalito de año nuevo” que era el plan de hosting revendedor.

Para ponernos en contexto social y político, el 2002 / 2003 era una época muy dolorosa para la Argentina: Estaba aún golpeada por la crisis del 2001 y casi todos los negocios buscaban bajar costos, por lo que tener un sitio web era una excelente forma de poder tener presencia online y generar clientes por un costo mucho menor al de un alquiler de un local físico o una oficina. Lo mismo para quienes querían abrir nuevos mercados en el exterior. Y el hosting era lo primero que se registraba al iniciar un emprendimiento y lo último que se daba de baja.

El servicio de hosting tenía un precio de $77 anuales (aprox 28 USD al tipo de cambio de la fecha), aunque aceptábamos pagos mensuales de $8.

Comencé como monotributista trabajando con una contadora que pretendía que le cobremos a cada uno de los clientes en efectivo para no tener que pagar el 5% de comisión de Pago Fácil, Rapi Pago o tarjeta de crédito. Ahí me encontré con mis primeras indignaciones así que cambié rápidamente de contador.

Tip: Prestá particular atención a todos los partners con los que trabajes, si tu objetivo principal es crecer en cantidad de clientes y ellos te ponen trabas o frenos, considerá otras opiniones para cambiar por alguien que te permita lograr los objetivos de tu marca.

¿Cómo crecer sin invertir $$$?

A medida que pasaban los meses el emprendimiento iba creciendo orgánicamente, entonces me enfoqué en lograr mejorar el posicionamiento en un nuevo sitio que estaba creciendo, era una gran novedad porque diferente a los demás, era un buscador especializado y no era un portal con miles de opciones y servicios: Google.

Se podía lograr un buen posicionamiento estudiando su algoritmo, trabajando prueba y error mediante, hasta ir acertando y subiendo posiciones: No hacía falta dinero, pero sí tiempo y dedicación.

Estudié muchísimo y Aeolus (Neolo) consiguió durante unos cuantos años estar en los primeros lugares para la keyword “hosting” que nos trajo buenas visitas de calidad y nuevas ventas.

Tip: El SEO sigue siendo unas de las pocas disciplinas de marketing digital que te permiten hacer crecer un negocio sin invertir dinero. Necesitas tiempo, educación, disciplina y paciencia, pero no $$$.

Trabajaba hasta tarde, nadie de mi familia entendía de qué trabajaba ni qué hacía (nuevamente).

Mis abuelos

Construí una oficina (literalmente: paredes y techo de cemento) en la casa de mis viejos para poder estar cerca de mi casa y no tener que gastar en alquiler. La inversión la hice con los mismos fondos que se generaban con el emprendimiento. Más de una vez estando en reunión con un cliente mis viejos abrían la puerta  de la oficina sin golpear, veían que estaba con gente y se iban, el cliente estaba de espaldas y ni se enteraba pero yo sí y el calor sentía en esos segundos por ser “un mal profesional” era tremendo.

Hoy, viéndolo en retrospectiva, creo que no tenía nada de negativo.

Muchos de esos clientes aún siguen con nosotros y eso es un regalo y reconocimiento muy valioso.

30 metros cuadrados y sin ventana: ¡Pero arrancamos!

Los cuadros mostraban una explicación de “¿Qué es el hosting?” “¿Qué es un dominio?” :)

El primer empleado y los dolores de crecimiento

Continué trabajando solo hasta el 2003, cuando terminé la secundaria.

En 2004 ingresé en la universidad y Aeolus (Neolo) ya tenía más de 400 clientes, no podía gestionarlo todo solo entonces tuve que contratar a alguien para que me ayudara.

Cometí un error: Contraté a uno de mis mejores amigos. #FAIL

Al mes, él veía que me levantaba a las 10AM (cuando él comenzaba a trabajar 8AM) y generaba miradas de disconformidad.

Lo que él no veía era que yo me acostaba a las 3AM y que trabajaba desde que me levantaba hasta esa hora.

A la semana, me pidió que seamos socios, que él invertiría en comprar un servidor nuevo.

No quería socios.

Así que preferí resguardar la relación y le pedí que no vuelva más.

Fue horrible la sensación, con dolores estomacales profundos, lo importante era cuidar al “bebé” y seguir adelante.

Tenía 19 años, había hecho mi primer contratación y también el primer despido. Lo que tenía claro era que no sabía contratar.

Tip: Para los que se creen que decirle a alguien que no venga más es fácil: No tienen idea, la realidad es que es algo absolutamente horrible, que hace sentir mal a todos y perder mucho tiempo, pero a veces es necesario para todas las partes.

En este momento, no fue suficiente tener un plan reseller en el datacenter de Sebastián, sino que ya teníamos varios servidores dedicados.

Era el “hacedor-de-todo” y por un lado necesitaba delegar y por otro lado, sentía la necesidad de estudiar una carrera universitaria y lograr un título.

Me decidí por estudiar Psicología en la Universidad Kennedy, fue todo un tema porque tenía clarísimo que me encantaba emprender (no usábamos esa palabra en esa época) y todos los clientes tenían mi celular por razones de soporte, me llamaban quizás 15 veces durante una clase entonces tenía que salir 15 veces del aula: Más de una vez varios profesores me ofrecieron que no fuera más a la universidad si no tenía tiempo.

Tip: Se puede estudiar y emprender pero el esfuerzo es mucho mayor. Terminé la carrera en 10 años cuando la mayoría de mis compañeros la hacían en 5. La prioridad siempre fue Aeolus (Neolo).

La foto del 2004 – 2005 era la siguiente:

  • Mala experiencia en contratar alguien para trabajar en el emprendimiento
  • Retrasos para poder avanzar en la carrera universitaria.
  • Servidores que se caían al menos 1 vez por semana.

Si lo pudiéramos representar en 3 emoticones: 💥🙃🔫

Seamos realistas, el principal problema era que los servidores se caían habitualmente y el reinicio de los mismos demoraba bastante por el datacenter, por lo tanto el servicio que brindábamos no era el más idóneo aunque sí el soporte era rápido (la atención personalizada y la velocidad, casi me cuestan la carrera).

En esta época, por si fuera poco, también había lanzado INCREMENTE.COM, un servicio de SEO o también llamado Search Engine Optimization – Posicionamiento en Buscadores en donde básicamente ayudábamos a nuestros clientes a lograr mejores resultados en buscadores aplicando las mismas técnicas de SEO que habíamos empleado para Aeolus Hosting.

La realidad es que funcionó bastante bien aunque era muy difícil escalarlo, a diferencia del hosting.

Saliendo de atrás de las computadoras

El año 2006 fue sumamente importante, porque empezamos a salir al mundo real y físico.

Un día, me viene a visitar a la oficina Daniel Bleiweiss y me invita a participar en la competencia de NAVES de planes de negocios en el IAE – Universidad Austral para el desarrollo de un proyecto que consistía en una plataforma de contratación de profesionales: Puerto Experto.

El quería que participe porque había visto lo que hacíamos en INCREMENTE.COM y consideraba que podíamos aportar valor. El proyecto de Daniel no funcionó pero aprendí muchísimo y particularmente a mi, me cambió el rumbo de los próximos años.

Allí conocí a personas muy valiosas, uno de ellos fue Roger Schultz y el otro, Emanuel Francucci.

Finalmente, en el 2006 me animé nuevamente y salí a alquilar una oficina. No me olvido más, recuerdo haber ido a inmobiliarias y me decían que no tenían monoambientes ni 2 ambientes en Palermo para alquilar, pero entraba mi mamá a la misma inmobiliaria con la misma pregunta, y sí tenían disponibles. Indignación total: A los 20 años no podía tener tarjeta de crédito (tenía que usar la de mis viejos) ni alquilar una oficina, pero sí podía ir a luchar a una guerra.

Aprovecho para mandarle un saludo muy especial a la inmobiliaria Graciela Callegari que fue una de las que no nos quiso alquilar 😝

Eventualmente, conseguí una oficina en Belgrano, pagué los 36 meses del contrato por adelantado y sin pedir ni $1 de descuento, no porque no quisiera, sino porque no sabía negociar. Como sea, la cuestión de ubicación física ya estaba resuelta.

Ahora si: Armando el equipo

Sabía que para que Aeolus (Neolo) creciera, tenía que poder confiar y delegar tareas en un equipo que no tenía y que debía armar.

Entonces me lancé:

Contraté a los primeros dos empleados utilizando una técnica: Elegiría solamente a personas recomendadas por amigos, pero que no podían ser mis amigos.

La técnica funcionó, y así empezaron a formar parte del equipo personas muy valiosas, y la cuestión de staff ya estaba resuelta. Además, como estudiante de psicología no podía evitar intentar emplear todo lo que aprendía de selección de personal para la contratación del nuevo staff.

Tip: Hay un gran dicho que señala: “Hire slow, fire fast”. No estoy muy seguro de la segunda parte, pero de la primera, acertada en un 100%.

El otro punto a resolver tenía que ver con la estabilidad de los servidores que estaban en el datacenter de Sebastian con Iplan.

Cuando no fallaban los servidores fallaba Iplan. Un fin de semana nos dejaron 48 horas sin servicio. Es increíble lo difícil que es generar una buena reputación de marca y lo fácil que es perderla en unas pocas horas.

Así que decidí, asesorado por unos nuevos freelancers sysadmin que habíamos contratado, traer unos servidores DELL Poweredge de Estados Unidos, comprar un rack y alojarlo en la oficina de Belgrano con conectividad provista por PRIMA (Cablevisión). De esta manera, literalmente íbamos a trabajar con nuestras computadoras al lado de los servidores por lo que si algo fallaba, lo resolvíamos al instante.

Con estos cambios, logramos una enorme estabilidad. Los servidores no se cayeron más, tuvieron un uptime heróico que nos permitió crecer más.

El equipo estaba compuesto por dos personas contratadas como empleados de soporte técnico, y otros dos sysadmin que eran empleados de multinacionales pero nos administraban los servidores remotamente a nosotros y también a otros clientes.

Una mala decisión nos llevó a 1 año sin rentabilidad #casilaquedamos

El servicio de PRIMA (Cablevisión) falló algunas veces, algo a lo que ya no estábamos acostumbrados, así que consultamos con nuestro ejecutivo de cuentas si era posible dar de baja el servicio antes de que se cumpliera la fecha de vencimiento del contrato (dado que ellos habían violado el SLA -Service Level Agreement- en reiteradas oportunidades), el ejecutivo nos dio el OK  así que decidimos migrar los servers con todos los clientes hacia IFX Networks. Finalizado el cambio, solicitamos la baja a Cablevisión y para nuestra ingrata sorpresa, nos obligó a estar 1 año más con el servicio funcionando.

Este fue el primer gran golpe de realidad: La palabra de algunos no vale ni sirve y que sí valen y sirven los contratos: la conectividad implicaba el 25% del costo del negocio, y al cambiar a un nuevo proveedor desaparecía literalmente la rentabilidad durante un año. El ejecutivo de cuentas de PRIMA – Cablevisión que tanto nos hizo confiar en su palabra, desapareció del universo y nos obligaron a pagar todo un año de conectividad aunque no pudiéramos utilizarlo. Tampoco podíamos transferir el contrato. A comerla y laburar el doble, no quedó otra.

Tip: Nunca le creas nada a un ejecutivo de cuentas. Mejor hacer contratos asesorado por un abogado con experiencia en el tema. Y nunca canceles un servicio sin antes consultar con un abogado. Tampoco te suscribas a nada sin antes que lo lea un abogado.

Según los Simpsons, así sería un mundo sin abogados :) (Aunque sabemos que son necesarios).

En los años siguientes, seguimos creciendo en cantidad de clientes, nunca tuvimos que pedir dinero prestado, ni aceleradoras, ni nada, todo el crecimiento fue 100% orgánico pero lento. Tener un equipo fue fundamental porque permitió profesionalizar las consultas, tener más puntos de vista ante cada situación, optimizar los procedimientos, crear manuales, mejorar los tiempos y calidad de respuesta, ser más rápidos procesando cobros y pagos, y un enorme etcétera.

Tip: El equipo es clave para el crecimiento sostenido. Además de un muy buen producto, obviamente.

 

Ae.. Aee.. Eeoo Ae… Hosting?

Uno de los problemas que teníamos en Aeolus tenía que ver con el nombre. En 3 de cada 5 llamados, los clientes balbuceaban “Hola Ae.. Aee.. Eeoo Ae… Hosting?” entonces era una materia pendiente en algún momento cambiar el nombre, una tarea nada sencilla cuando ya hacía más de 6 años que estábamos en el mercado.

En el 2008, con la ayuda de Emanuel Francucci, un amigo contador especialista en finanzas pero sobre todo: Mentor y quien me enseñó a pensar en números, nos apoyó y guió para el cambio de nombre. Pasaríamos de ser Aeolus a Neolo. Neolo se parecía a Aeolus porque fonéticamente Aeolus se pronuncia Eolo, y la N adelante le daba un toque de novedad: Neo.

También cambiamos el logo y nuestro diferencial lo teníamos claro desde el principio: Queríamos ser una empresa que escucha al cliente y que los clientes no son un número, y esto lo plasmamos en el logo al emplear el recurso de los ojos, ojos que daban un toque de personalidad y antropomorfismo a la marca, en un mercado tan commoditizado.

Inventamos el plan NEO que era mucho más potente que los que ofrecíamos en el momento, además le hicimos un upgrade en espacio y ancho de banda a todos los clientes y no hubo ningún conflicto con el cambio, por el contrario; Empezaron a nombrarnos más reiteradamente :)

Nuevo logo, creación de Javi Roveda

Bra-fail

El mismo año, lanzamos Neolo en Brasil. Fue más que nada un lanzamiento porque la adquisición de clientes, no fue nada fácil competir en un mercado en donde no éramos conocidos, y con 4 veces más cantidad de competidores que tenían enorme espalda financiera.

 

Roger-In

En el 2010, Roger Schultz se asoció a Neolo en el 2010 y realmente aportó muchísimo valor, además que aprendimos cantidades de él. Roger había tenido varias empresas antes, abogado, con mucha capacidad de relacionamiento y entendimiento comercial que a nosotros nos faltaba.

Hizo cash-in para fondear a Neolo: Invertimos en alquilar una hermosa oficina en los Silos de Dorrego, en infraestructura adquiriendo nuevo hardware, algunos integrantes más para el equipo y el resto en publicidad de todo tipo: pauta en ads, eventos, merchandising, etc.

Así era el loft de los Silos de Dorrego por adentro :)

Súper piscina para chapuzón después de trabajar :)

Neolo no creció tanto en cantidad de clientes pero sí en reconocimiento de marca. De repente, a cualquier evento que fuera del ambiente, Neolo era reconocido y el servicio de muy buena calidad.

Una de las campañas que creamos con Roger: Revolución Reseller. Era un servicio que incluía soporte marca blanca para los clientes de nuestros clientes. Tuvimos casi-nada de ventas pero nos generó gran reconocimiento de marca.

Decidimos entonces adquirir algunas carteras de clientes: SaniHosting y DyWeb, entre otros y ahí aprendimos que no tiene sentido hacer adquisiciones de carteras pequeñas por la cantidad de tiempo que implica hacer el research, lograr un acuerdo, hacer una migración.

Fuimos además, la primer empresa de Argentina de hosting en ofrecer un servicio con espacio y ancho de banda ilimitado. Polémico para algunos, pero fuimos los primeros 😎.

Optimizar y automatizar t-o-d-o

En el 2014, por una cuestión de optimización de costos, decidimos achicar la estructura de Neolo: Dejamos de utilizar un sistema propio de facturación que nos implicaba enormes dolores de cabeza por la cantidad de desarrollo y actualizaciones que necesitaba -o sea, tiempo y dinero-, y comenzamos a automatizar absolutamente todos los cobros de los clientes para que ni siquiera tengan que avisarnos de los pagos: Los mismos se procesarían automáticamente. Esto implicó disminuir notablemente los costos laborales futuros porque no íbamos a requerir contratar nuevos empleados sino ser más eficientes.

Achicamos también la oficina logrando bajar costos sustancialmente.

Tip: Automatizar todo lo que se pueda. No desarrollar nada propio si existen empresas que lo hacen mejor que la de uno y además, es su core business (ej: cPanel, WHMCS)

Y en este mismo año 2014, Roger se retira de Neolo para dedicarse a nuevas empresas, siempre recordando todo el valor que aportó durante el período en el que fue parte.

¿Y si ahorramos 18 días completos de vida al año?

Dado que parte del staff trabajaba a distancia desde ciudades como Mendoza, Rosario y Córdoba, decidimos entonces implementar el remote working también para la parte del staff que estaba en Ciudad de Buenos Aires: Logramos evitarnos 2 horas de viaje por día * 220 días de trabajo al año = 440 horas ahorradas anualmente, que representan más de 18 días completos del año, arriba de un medio de transporte y reemplazadas por tiempo con la familia, con amigos, estudiando o en lo que uno quiera.

“Remote: Office not required”. Gran libro escrito por los founders de Basecamp donde desarrollan las ventajas y desventajas del trabajo remoto.

De la modalidad home-office / remote-working no nos fuimos nunca más, la seguimos manteniendo en el día de la fecha y nos ha dado excelentes resultados: Lo más importante es la responsabilidad de cada uno de los integrantes del equipo y a sabiendas de que todo lo que hacen es medido y trackeado para optimizar la performance de su tiempo.

#PoneleNubeATodo

En este proceso de disociar lo físico de lo virtual, nos dimos cuenta que podíamos tener servidores en Estados Unidos, Reino Unido, España y otros países, que los clientes no se quejaban por la latencia (20 milisegundos vs 190 milisegundos) y además lograbamos disminuir costos y trabajar con empresas que cumplieran el SLA a rajatabla mientras que en Argentina, con IFX Networks, no faltaban los cortes de luz, los piquetes que te impedían llegar al datacenter, la ausencia de remote hands para reboot de equipos, dentro de un largo etcétera.

Así fue que dimos de baja los proveedores argentinos y comenzamos a trabajar principalmente con empresas extranjeras.

Mejoramos notablemente nuestro uptime (tiempo en línea) y pudimos enfocarnos en lo que mejor teníamos que hacer: La atención al cliente. Que lógicamente, disminuía la cantidad de tickets porque la estabilidad del servicio era cada vez superior: ¡Teníamos nuestra propia nube privada y funcionaba muy bien!

100% de uptime en USA vs 99% de uptime en Argentina
+
50% menos costo de infraestructura en USA vs Argentina

 

Lo mejor de los dos mundos 💪

¡Aguantaaá! La realidad es que Neolo está entre las 10 empresas de hosting de argentina en cuanto a cantidad de clientes (según webhosting.info!)

Estamos consolidados pero no somos millonarios, seguimos siendo una pyme y podemos recordar a cada uno de nuestros clientes cuando nos escriben y eso es genial.

El mercado argentino es chico (no hay estadísticas oficiales) pero se calcula en unos 200.000 a 300.000 clientes, siendo una empresa estadounidense la que domina más de la mitad del mercado.

Por eso, en el 2014 decidimos empezar a trabajar para conseguir clientes fuera de Argentina. Comenzamos por Chile y México y seguimos por todos los países de habla hispana, posteriormente con Brasil y Portugal y por último, con los angloparlantes.

Hoy el 50% de los nuevos clientes son de Argentina y el otro 50% son del resto del mundo.

Nuestro desafío para los próximos años es lograr que el 50% de la cartera de clientes sea de Argentina y el otro 50% de resto del mundo.

Para lograrlo, sabemos que tenemos que mantener y seguir mejorando las métricas actuales:

  • Óptimo nivel de soporte: Respondemos el 70% de los tikets en menos de 1 hora, el 25% en las siguientes 1 a 3 horas, y el 5% restante en las siguientes 12 horas.
  • Súper uptime: Los servidores están online 8759 horas al año y menos de 1 hora offline en todo el año, en horario de madrugada.
  • Excelente nivel de NPS (Net Promoter Score).

En calidad de servicio, contamos con lo mejor de los dos mundos:

  • Soporte técnico por un brillante y cálido equipo latinoamericano.
  • Infraestructura cloud principalmente estadounidense y europea.

Hoy por hoy, a través de Neolo cada mes se envían más de 4.000.000 de emails y confiaron en nosotros hasta hoy, más de 80.000 sitios web.

Es increíble que millones de personas cada día tienen algún tipo de interacción con Neolo sin saberlo. Es el poder de Internet.

¿Cómo sigue la historia? 🤔

Internet no es la misma que en el 2002, y que hoy las personas y las organizaciones realizan múltiples puntos de contacto antes de lograr una conversión: Ya sea completar un formulario, suscribirse a un newsletter, darle like a una Facebook Page, contratar un servicio o adquirir un producto, y entendemos que el sitio web y el hosting sigue siendo el espacio de independencia total y absoluta, en donde podés crear lo que quieras sin restricciones dialécticas hegelianas impuestas por corporaciones que te limitan el alcance o el mensaje de tu marca.

Creemos que si San Martin o Bolivar vivieran, le darían más atención a su sitio web que a su página de Facebook o su cuenta de Instagram.

Sin embargo, en esta adaptación digital que todas las organizaciones y personas están atravesando, entendemos que tenemos la responsabilidad de ayudarlas.

Por eso Neolo es un facilitador para que todos aquellos que tengan un sueño y quieran hacerlo realidad a través de Internet, puedan confíar en nosotros para llevarlo a cabo a través de toda la gama de productos y servicios de presencia y marketing digital que tenemos para ofrecer.

Desde Neolo, vamos a seguir trabajando para que tu marca esté en donde tenga que estar.

Así como soy honesto mencionando que cuando empezamos el servicio tenía un pésimo uptime y que el soporte era rápido, hoy aseguro que el uptime es excelente y el soporte sigue siendo igual de rápido. Sin embargo, seguimos midiéndonos todo el tiempo y mejorando nuestros propios records.

Por último, y no menos importante, quiero darle especialmente las gracias a todos los que han formado parte de la historia de Neolo sumando valor y a quienes hoy son parte de un equipo extraordinario, porque sin ellos, nada de esto sería posible.

Gracias a Fernando, Camila, Yazmin, Juan Francisco, Manuel, Juan, Martin, Mauro, Luisana y a todos nuestros partners, familias, amigos y clientes.

Gracias a todos.

Esteban Cervi
Founder de Neolo

BTW: Si tenés alguna pregunta, anécdota o recuerdo, las esperamos ansiosos en los comentarios acá abajo :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • Juan Alejandro Mesa dice:

    Excelente tu historia y muy alentadora, soy cliente de ustedes y el IT que los contrato por el servicio que ofrecían y por el precio. Era increíble y distinto a los demás proveedores. No los conocía mucho, pero hoy confío plenamente en ustedes. Muchas gracias por su colaboración y atención.

  • AlguiendePerico dice:

    Gran historia, Esteban! Gran crecimiento!
    Felices quince años y que se siga escribiendo.
    Mientras leía también me preguntaba cómo repercutió el enorme cambio que tuvo esta época de casi toda la atención en facebook y luego más redes, muy distinta a unos años antes con tantos blogs (por ejemplo).
    ¡Éxitos!

    • ¡Buenas!

      Es una buena pregunta.

      La realidad es que nuestra postura con respecto a brindar soporte técnico por las plataformas que proveen servicios de redes sociales (léase Facebook, Twitter, etc) no las empleamos para resolver consultas, preferimos seguir utilizando nuestro propio sistema por razones de privacidad; para cuidar los datos de nuestros clientes y ser lo más discretos posibles.

      Sin embargo, las plataformas “sociales” nos han permitido llegar más directamente a nuestro público, acercándonos más y facilitando la conversación.

      ¡Abrazo grande y excelente 2018!

  • Oscar Dieguez dice:

    Desde el 2014 el servicio es excelente.: siempre funciona y la respuesta a las consultas excelente Antes de ese periodo mucho offline y regular servicio al cliente Leí la historia y ahora entiendo porqué. Los felicito a todos los que forman parte de Neolo y a Esteban como líder de esta empresa

    • Oscar, muchas gracias por tu comentario.

      Valoramos tu opinión y tal como decís, en 2014 profesionalizamos muchísimo la infraestructura.

      Nuestro objetivo final es la satisfacción de quienes confían en nosotros y tu mensaje señala esto mismo, gracias por la confianza de tanto tiempo, seguiremos mejorando día a día.

      ¡Abrazo y éxitos en el 2018!

  • Anahí dice:

    Genial conocer la historia detrás de “escena”, me gustó mucho los comienzos, la perseverancia y convicción con la que seguiste adelante pese a los obstáculos, a paso lento pero firme! Gracias por compartirlo. Gracias a todos los que conforman tu equipo de trabajo, nos tienen paciencia a los que estamos de este lado de la pantalla con nada de experiencia, sí con muchas ganas de concretar nuestros emprendimientos. Que sigan los éxitos, feliz año nuevo y bendiciones en los sucesivos proyectos! Saludos!

  • Daniel Collico dice:

    Gran historia Esteban.
    Lo primero que pensé es cuántas cosas que no supe / no sé hacer en mi carrera, por el mismo problema que vos: querer abarcar demasiado.
    Lo segundo es seguir dudando de mi webhosting de hace diez años (Towebs, miles de agarradas con ellos).
    Un saludo