Web Hosting
  • 15 noviembre, 2019

Mujeres emprendedoras exitosas de Latinoamérica y España (Parte 5)

Llega el final (por el momento) de una serie de notas a mujeres emprendedoras exitosas de Latinoamérica y España. Hemos disfrutado mucho al conocer sus historias que han sido y serán fuente de inspiración para otras mujeres.

¡Están invitadas/os a leer estas nuevas historias!

Gisele Lempert: Vende Más Marketing Online

Gisele Lempert: Vende Más Marketing Online.

Gisele, cuéntanos ¿cómo comenzaste y cómo surgió la idea de emprender?

Comencé porque estábamos recién llegados a Valencia (mi familia y yo). Junto a mi pareja tomamos este nuevo comienzo llenos de optimismo, lo abordamos como la posibilidad de plantearnos nuestra nueva vida de la manera que queríamos. Y lo que queríamos, desde hacía ya un tiempo, era probar la veta de emprendedores.

A mí lo que más me gusta hacer es pensar: ideas, soluciones, nuevas maneras de ver el mundo. Y a él le gusta plantear estrategias, analizar y desmenuzar todo hasta su mínima expresión para comprender su funcionamiento.

A ambos nos encanta la tecnología y la comunicación, así que emprendimos en el mundo del marketing digital integrado a estrategias comerciales. Es decir, en Vende Más Marketing Online brindamos un servicio integral para ayudar a las empresas a llegar fácilmente a su público, sin por eso aumentar sus costes operativos.

¿Qué recursos usaste o dónde buscaste información para avanzar?

Mi recurso más querido es mi padre, emprendedor de naturaleza, he tenido la posibilidad de acompañarlo en su emprendimiento de más de 40 años como su aliada y asesora. Esto me dio la posibilidad de entender desde adentro la vida del emprendedor, qué quiero replicar y qué no.

Además, con mi socio combinamos nuestros estudios: él se formó en ingeniería industrial y yo en publicidad, diseño gráfico, inbound marketing y community management.

¿En qué etapa está tu emprendimiento? ¿Cuál es tu siguiente meta?

Estamos en la primera etapa. Hemos armado la imagen institucional, seleccionado las herramientas con las que trabajaremos, hemos abierto perfiles en algunas redes sociales y hemos conseguido nuestros primeros clientes.

Nuestra meta es seguir creciendo, logrando afianzar la empresa como referente en servicio e innovación. Seguimos investigando nuevas tecnologías para poder ofrecerles la mejor experiencia de servicio a nuestros clientes y así convertirnos en sus aliados.

Gisele Lempert: Vende Más Marketing Online.

¿Qué tips le darías a aquellas personas que desean emprender?

Al primer consejo lo puedo resumir en esta frase de Martin Luther King: “Da tu primer paso ahora, no es necesario que veas el camino completo. Solo da el primer paso. El resto irá apareciendo a medida que camines”

Emprender puede dar vértigo, tanto para hacer, tanta incertidumbre. Pero he descubierto que cada vez que doy el primer paso, los siguientes pasos se comienzan a iluminar.

Gisele Lempert: Vende Más Marketing Online.

El segundo, y posiblemente el más importante: confía en ti misma. Confía testarudamente en ti misma. Para emprender es necesario ser paciente y estar atenta a tu intuición. Escuchar y recibir consejos está bien, pero recuerda que la visión del emprendimiento es tuya, y es necesario que la respetes para poder ofrecer algo que nadie más que tú puede ofrecer.

Tercero: Resiliencia. Todo lo que se te presente lo podrás resolver con una buena actitud. Si algo no va, busca otra alternativa, plantéalo desde otra perspectiva y sigue. Y así, seguimos.

Si pudieras viajar al pasado: ¿Qué te dirías a ti misma si estuvieras comenzando?

Me aconsejaría divertirme, para tener buenas ideas es imprescindible divertirse. Además, considero que es realmente un privilegio tener la oportunidad de manifestar nuevas cosas en este mundo, y me lo debo a mí misma disfrutarlo en cada momento.

Alesia Martínez Alonso: Laredactora.com

Alesia Martínez Alonso: Laredactora.com

Alesia, ¿cómo comenzaste y cómo surgió la idea de emprender?

En realidad no fue algo planeado. Siempre he sido una persona muy inquieta, trabajé varios años en una empresa privada y en otros países antes de decidirme a emprender.

Comencé a planteármelo cuando quise volver a casa y me di cuenta de que en mi pueblo – y menos después de la crisis- no habían muchas ofertas laborales que se ajustaran a mi perfil profesional, pero en cambio sí había mucho trabajo como freelance.

Comencé a tener una cartera de clientes cada vez más estable y decidí especializarme, hasta montar mi propia oficina para poder atender mejor a mis clientes locales. Le dimos un nombre al proyecto y comenzamos a consolidar la marca como agencia de comunicación y social media especializada en la redacción de contenidos SEO de calidad y en diseño web.

¿Qué recursos usaste o dónde buscaste información para avanzar?

Sobre todo me ayudó mucho hablar con otros emprendedores que se habían lanzado antes a la piscina con sus proyectos. Algunos tienen e-commerce de éxito a nivel nacional y también trabajan desde Vinaròs, una población de algo más de 25.000 habitantes. Al final esto ha resultado ser una ventaja porque nos ayudamos y nos complementamos mutuamente.

Por otro lado, al estar incubada en un centro del conocimiento, estoy en contacto con muchas empresas en formación y en el mismo edificio del Vinalab se realizan cursos y jornadas para mejorar nuestras capacidades. Por ejemplo, este año he participado en un curso de SEO y de diseño gráfico. También se ha dado formación sobre gestión empresarial y facturación, ámbitos en los que normalmente los emprendedores solemos ir muy perdidos al principio.

¿En qué etapa está tu emprendimiento? ¿Cuál es tu siguiente meta?

Actualmente Laredactora.com está en expansión, pues no hemos dejado de crecer.

El primer año de tener nuestra propia oficina ha sido duro, porque he llegado a pasar muchas noches trabajando y sin dormir para poder llegar a tiempo a las entregas con los clientes, pero a la vez es apasionante ver cómo tu proyecto despega.

Ahora estamos buscando ese equilibrio que nos permita hacernos más grandes pero sobre una buena base y sin colapsar, porque también es importante aprender a decir que no a algunos trabajos a veces.

Cuando emprendes descubres que, muy a tu pesar, el tiempo es limitado y que más allá de lo que te guste una tarea hay que ver qué es lo que te deja una mayor rentabilidad por hora.

Alesia Martínez Alonso: Laredactora.com

¿Qué tips le darías a aquellas personas que desean emprender?

Les diría que lo piensen bien, porque es algo que implica mucho sacrificio. Deben estar realmente convencidas de querer sacar adelante su proyecto, pues una de las claves del éxito del emprendedor es la constancia.

He visto muchos casos de personas que se deciden a emprender online, pero a los pocos meses de desaniman y abandonan al no lograr los buenos resultados que esperaban desde un inicio. Esto es un error porque emprender es por lo general una carrera de fondo.

Otro consejo es que se unan, que no se aislen. Asistir a eventos para emprendedores ofrece nuevas oportunidades, aprendizajes y algo que siempre nos viene genial: una fuerte dosis de motivación. Formar parte de grupos o plataformas de emprendedoras hace que puedes tener una orientación y enterarte más fácilmente de ayudas, programas o subvenciones destinadas a mujeres. En cada comunidad las hay y es interesante poder beneficiarse de todos estos recursos a nuestro alcance.

Por último, les diría que nunca dejen de experimentar y de probar cosas nuevas, que no se estanquen ni se acomoden porque los mercados son cambiantes y un emprendedor debe tener una gran capacidad ya no solo de adaptarse sino también de verlas venir.

Tener una buena intuición es algo que ayuda también mucho a la hora de que un proyecto funcione a medio y largo plazo. Porque un negocio no solo es importante que arranque la primera vez, el secreto es mantenerlo en marcha todo el tiempo. Habrá que sortear muchas dificultades en el camino, pero hay que seguir conduciendo pase lo que pase.

Alesia Martínez Alonso: Laredactora.com

Si pudieras viajar al pasado: ¿Qué te dirías a ti misma si estuvieras comenzando?

Si pudiera viajar al pasado me diría que me centrara más en aprender cosas prácticas que me sirvieran en mi día a día.

He estudiado mucho a lo largo de mi vida, porque es algo que me gusta hacer y que disfruto, pero durante muchos años me centré más en lo teórico sin pensar en la utilidad que eso iba a tener en mi futuro.

Seguramente, de regresar, trataría de que el camino recorrido fuera más directo, pero claro, esto solo se ve al echar la vista hacia atrás.

Emilse Garzón: Dinamika

Emilse Garzón: Dinamika.

Emilse, ¿cómo comenzaste y cómo surgió la idea de emprender?

La idea de emprender surgió y sucedió adentro de organizaciones, y en mi vida personal desde que leí a Jean Paul Sartre.

Emprender es tomar la decisión de iniciar y hacerse responsable de esa decisión tomada. Una decisión movida por la pasión de aquello que en ese instante te moviliza.

Emilse Garzón: Dinamika.

Decisiones como la carrera profesional, un cambio de hábitos, con quien compartir la vida, elaborar proyectos adentro de una compañía, y tener tu propio negocio gestionándolo en un proceso de aprendizaje… todo eso es emprender.

¿Pero cómo comencé con Dinamika? Inicialmente identifiqué aquellas dificultades clásicas que me aparecían en los proyectos para las empresas que trabaja en relación de dependencia, analicé cómo los resolvía y comprendí que aquella habilidad debía ser compartida desarrollando una metodología propia.

El momento en el que decido dejar de ser empleada tenía en claro una pasión, la pasión por resolver y avanzar con proyectos en pos de mejorar la vida de los consumidores con marcas responsables y proactivas, formando equipos que sean agentes de cambio. Fue así que cree Dinamika, con el fin de colaborar con empresas de mayor empatía con los usuarios y sinergia entre sus equipos, por medio de un proceso de cambio cognitivo y modos de actuar.

¿Qué recursos usaste o dónde buscaste información para avanzar?

Ser licenciada en Marketing y mi experiencia profesional en empresas fue fundamental para comprender de qué manera avanzar desde las lógicas de funcionamiento de un negocio y oportunidades de mercado. Justamente cuando inicié con Dinamika apareció la vocación de la enseñanza, y mentoreo a otras personas que querían emprender ya que soy parte de la dirección general de emprendedores del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Los mismos emprendedores al compartir sus experiencias y el feedback con cada uno de ellos fue un puente hacia el propósito.

Por otro lado, los vínculos más cercanos que por sus años de trabajo independiente contando tips de primera mano (sin manual) y compartiendo sus vivencias también fueron clave.

Las lecturas recomendadas y el hacer, incluso los mismos clientes colaboraron.

Los gurus no existen, pareciera que sí, pero para cada persona hay una respuesta que le parecerá más adecuada. Es por eso que confiar, creer, y estar enamorado pero consciente de tu negocio y la visión que tengas del mismo ayuda a dirigir el accionar para iniciar.

Emilse Garzón: Dinamika.

¿En qué etapa está tu emprendimiento? ¿Cuál es tu siguiente meta?

Hoy Dinamika se encuentra en movimiento, transitando hacia una nueva definición en el modo de colaborar con los desafíos de urgencia y velocidad de mercado, dirigiéndome a empresas más alejadas de la urbe. También, en un rediseño de marca y comunicación.

La siguiente meta es la expansión internacional, con alianzas estratégicas de distintas disciplinas en las que se comprenda que el desarrollo de la agilidad implica una mirada holística.

¿Qué tips le darías a aquellas personas que desean emprender?

  • Solamente haciendo vas a poder ponerte a prueba y aprender DE VERDAD. Estamos rodeados de contenido, las lecturas, videos en YouTube, consejos… ayudan pero no sellan un aprendizaje.
  • Desarrollar el pensamiento crítico y la curiosidad para innovar. Casi que tomarse 30 minutos diarios para informarte debe ser un ejercicio par evaluar alternativas.
  • Rodearse de personas con iniciativa para poder conversar e incluso poder exponer tu emprendimiento con aquellos que ni siquiera hagan lo mismo que vos. Networking.

Si pudieras viajar al pasado: ¿Qué te dirías a ti misma si estuvieras comenzando?

Emilse lo que estás pensando hacer, hazlo y primero confía en ti llevando la sonrisa adelante que es lo que irá moviendo la ola.

No te molestes si las cosas no salen siempre como quieres, tómate ratos de introspección, tienes la libertad de moverte de un lugar a otro. Experimenta lo antes posible el equivocarte y aprender de ello.

Vanesa Gambirazio: ID4you

Vanesa Gambirazio: ID4you.

Vanesa, ¿cómo comenzaste y cómo surgió la idea de emprender?

En el 2002 yo estaba recibida de Diseñadora Gráfica y con muchas ganas de conseguir clientes a los cuales ayudar con su imagen y el diseño de sus piezas.

El contexto socio económico era complejo, muchas personas sin trabajo comenzaron a empezar nuevos proyectos para los cuales necesitaban logo e imagen. Aproveché ofrecer el servicio de realizar un sitio web y una carpeta de presentación digital. Eso era una opción mucho mas económica y viable que imprimir folletería que salía muchísimo más caro. Además, era bastante innovador para ese momento y se llegaba más lejos.

Yo ya había trabajado en una agencia digital de desarrollo de páginas web y con lo aprendido hasta ese momento me alcanzaba para ocuparme de la solución de Identidad + Presentaciones digitales.

¿Qué recursos usaste o dónde buscaste información para avanzar?

Para mí fué clave el entender que necesitaba saber y tomar cursos de capacitación con programadores y animadores.

Aprendí a manejar programas de desarrollo, a programar formularios y a subir páginas online.

Otro aspecto relevante fue sumar equipos especialistas de recursos humanos, para capacitarme en negociación y manejo de personal. Esto me permitió armar un gran equipo de profesionales especialistas que hoy son una parte importante del proyecto.

También aprendí mucho online de lo que fui encontrando en Internet para seguir incorporando nuevas ideas y tecnologías. Siempre detrás de la tendencia, primero fue el contenido, la estrategia para posicionar bien en buscadores, luego e-commerce, redes sociales, etc. El ecosistema online no se termina nunca.

¿En qué etapa está tu emprendimiento? ¿Cuál es tu siguiente meta?

Hoy Id4you está en expansión realizando eventos como Hotsale y CyberMonday en Latinoamérica para las Cámaras de Comercio Electrónico de Argentina, Mexico y Perú.

Estamos llevando consultoría de e-commerce y eventos de descuentos a otros países. El equipo comercial está viajando bastante para poder ayudar a crecer a organizaciones y empresas con foco en comercio electrónico y ese know how es gracias a la experiencia adquirida en más de 18 eventos realizados.

Nuestra meta es llegar a más países de Latinoamérica que tienen potencial de crecimiento en e-commerce.

Vanesa Gambirazio: ID4you.

¿Qué tips le darías a aquellas personas que desean emprender?

Focalízate en tu emprendimiento y en ver cómo potenciarlo.
Sigue aprendiendo siempre y manteniéndote actualizada. Deja de lado rápidamente las cosas que no te suman.

Armate un Gran Family team: Un buen equipo interno personal. Es fundamental contar con el apoyo incondicional de la pareja, abuelos, amigos y tíos generosos que estén siempre predispuestos a colaborar y a estar presentes cuando uno tiene una entrega o licitación.

Si pudieras viajar al pasado: ¿Qué te dirías a ti misma si estuvieras comenzando?

Que los momentos difíciles siempre pasan y que los buenos, son tantos, ¡que vale la pena todo el esfuerzo!

Verónica Tolosa: Gestión de Contenidos Bilingües Inglés – Español

Verónica Tolosa – Traductora.

Verónica, ¿cómo comenzaste y cómo surgió la idea de emprender?

Comencé 2 veces. La primera fue en 2013, estaba en uno de los tantos puntos de quiebre que tenemos algunas mujeres en la vida adulta: había dejado la vida corporativa y un buen puesto en marketing en una empresa multinacional para dedicarme full time a la crianza de mi hijo. Pero un tiempo después de tomar esta decisión me separé. A los cuarenta años, con un hijo chico y en pleno comienzo del community management, la era del marketing digital.

Estaba en una clara desventaja para reinsertarme, era más grande que el resto de los postulantes y tenía que volver a aprender mucho sobre herramientas que, si bien siempre fui muy curiosa y activa en las redes, eran totalmente nuevas, y tenía poco margen de maniobra, poco tiempo y pocos recursos. Lejos de desmotivarme, pensé “yo tengo una profesión, la estuve ejerciendo indirectamente todos estos años cada vez que, en las empresas para las que trabajaba, ayudaba a las personas a comunicarse…¿por qué no me dedico de lleno a ella?” Y así fue.

Para el 2014 tenía algunos clientes y vivía de traducir documentos principalmente de medicina, en horarios insólitos y a veces fines de semana, pero con una modalidad que para mí era invalorable: lo hacía en mi casa y enviaba la documentación de manera remota a personas que estaban en cualquier parte del mundo.

Podía seguir estando presente como mamá, podía organizar mis horarios y mis actividades y no tenía que invertir mucho: una buena computadora, algún software de los que llamamos CAT Tools y dos proveedores de Internet, por las dudas que uno fallara.

¿Qué recursos usaste o dónde buscaste información para avanzar?

No tenía idea de cómo empezar. Me había recibido de Traductora Pública en 1994. Casi no había computadoras, los jóvenes teníamos acceso a una buena PC en el trabajo pero no era frecuente tener computadora en casa. ¡Y no había Internet! Era otro mundo completamente diferente.

Las traducciones se hacían en una máquina de escribir eléctrica y se buscaba información en bibliotecas. En traducción se investiga mucho, pero más allá de eso recuerdo que lo primero que pensé fue “si tuviera que presupuestar una traducción… ¿qué le digo a un cliente? ¿Cuánto se cobra por esto?” Llamé al Colegio de Traductores Públicos de la ciudad, ingresé en su página web y vi el tarifario. Cuando llegué al renglón “hora de interpretación” pensé OK, quiero esto. ¿Cómo se llega?

Me puse a estudiar nuevamente. Me entrené como intérprete de conferencias y me reconecté con el mundo de los idiomas.

Conocí muchos colegas con los que formé redes y tuve profesores muy generosos que hoy son mis mentores y mis clientes, porque trabajamos juntos. Fue y es muy gratificante.

Durante esa primera etapa fue todo bastante fluido porque me asocié con un colega que se encargaba de conseguir los clientes. Era cómodo pero también riesgoso: si bien me dedicaba netamente a producir y me rendía, esa modalidad me hacía perder el control del negocio.

Para el 2017, se cortó la cadena de pagos y fue complicado. Complementé mis ingresos con otro trabajo en relación de dependencia.

¿En qué etapa está tu emprendimiento? ¿Cuál es tu siguiente meta?

Estoy en etapa de relanzamiento, por eso comentaba que “comencé 2 veces”.

En 2018, durante mi siguiente paso fugaz por la relación de dependencia terminé de descubrir que ser empleada ya no era para mí.

Retomé mi empresa con más ímpetu y con otra cabeza: Tomé el control. Dejé de esperar que las cosas pasen o vengan a mí y me dediqué a salir a buscarlas y generarlas.

Aproveché las herramientas que no existían cuando era estudiante, y las que no vi venir cuando dejé mi posición de Marketing.

Estoy empezando a gestionar mis redes sociales. Me encargo sola del hunting de clientes, la prospección, de indagar sobre las herramientas de marketing que sirvan mejor para promocionar mi negocio (en un mercado tremendamente particular, sensible y que cambia a pasos agigantados), de entender la importancia de la globalización y cómo capitalizarla, de traducir (que es mi producto) y de cobrar.

Además de identificar los nichos donde puedo agregar más valor, como por ejemplo, la transcreación de contenidos, que es el mix entre traducción y redacción publicitaria, el equilibrio entre lo literal y lo comercialmente atractivo, adaptado al lenguaje regional de cada cliente.

Mi siguiente meta es delegar tareas y dedicarme casi exclusivamente a la generación de contenidos bilingües, ayudar a mis clientes a venderse en otro idioma. Armar un perfil integral y darles los contenidos, en inglés o en castellano, terminados y procesados, y (por qué no) ya con elementos de diseño incorporados como piezas promocionales.

Me encantaría despegarme un poco de la traducción en sí para darle este vuelo creativo al emprendimiento. También me gustaría hacer mentoring y talleres de inserción laboral para traductores noveles, porque las universidades te preparan técnicamente pero no te dicen cómo salir al ruedo y emprender.

Verónica Tolosa – Traductora.

¿Qué tips le darías a aquellas personas que desean emprender?

No temas empezar despacio. A veces “soñar a lo grande” nos agobia. Nos termina quedando tan lejos que nos cansa el camino.

Es mejor tener metas chiquitas y alcanzables, es muy gratificante y motivador verlas ahí… cerca. Llegar te hace ganar confianza y sola vas queriendo cada vez más.

Verónica Tolosa – Traductora.

Conocé tus límites: A veces no vas a poder con todo y es sano reconocerlo. Pide ayuda o simplemente di “no” si no te sientes segura de aceptar un proyecto.

Decir que no, nos enseña a optimizar los recursos y a dar lo mejor con lo que tenemos.

En la medida de lo posible, ten siempre ahorros. En los comienzos de un negocio los ingresos son erráticos y la cadena de pagos, frágil. No dependas de un solo cliente y, si tu negocio admite alianzas, asóciate o encuentra colaboradoras en las que te puedas apoyar cuando te sientas cansada o necesites compartir alguna decisión. Es bueno tener compañeros y otras voces alrededor.

Si pudieras viajar al pasado: ¿Qué te dirías a ti misma si estuvieras comenzando?

Tantas cosas… pero si tengo que elegir una me diría, básicamente “tu puedes”.

¡Tú también puedes crear hoy mismo tu página web y darle vida a tu emprendimiento!

banner hosting

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Shares