• 22 febrero, 2022

Cómo crear el nombre de una marca (y que sea inolvidable)

Tiempo de lectura: 6 minutos

Hay bastante contenido dando vueltas sobre cómo crear el nombre de una marca, incluso existen muchos generadores de nombres que pueden ayudarte en el proceso. Sin embargo, al momento de la verdad, elegir un nombre de marca suele llevar más tiempo y no se resuelve con un simple sistema que te ofrece una palabra al azar.

Sabemos de lo que hablamos. Nuestra marca, Neolo, tenía otro nombre cuando surgió: Aeolus. Pasó los primeros años llamándose así, hasta que descubrimos varios motivos por los que teníamos que cambiar el nombre.

Aquí te contaremos cómo logramos mejorar nuestra identidad, ventas y contacto con los clientes al elegir un buen nombre de marca. También encontrarás algunos consejos infalibles para que puedas pensar, definir y registrar el mejor nombre para tu marca o proyecto.

¡No te lo pierdas!

elegir el nombre de una marca
El uso de ciertas letras y una adecuada combinación de ellas es un factor clave para crear un buen nombre de marca

Elegir el nombre de una marca: caso Neolo

Antes de llegar a los consejos prácticos, te contaré cómo los aprendimos: en la práctica.

Nuestra empresa de web hosting nació en el año 2002. En ese momento se llamaba Aeolus web hosting. ¿Por qué? La elección fue conceptual, al fundador le gustaba la mitología griega y Aeolus era el dios del viento.

Inmediatamente después de elegir este nombre, registramos el dominio aeolushosting.com.ar.

Sin embargo, no pasó mucho tiempo hasta que notamos que los clientes tenían problemas para pronunciar y escribir el nombre de nuestra marca, ¡grave error!

En 3 de cada 5 llamados, los clientes balbuceaban «Hola Ae.. Aee.. Eeoo Ae… Hosting?». Siendo sinceros, hasta cuesta escribirlo. La combinación de las tres vocales generaba confusión y era difícil de recordar.

Descubrimos que teníamos que cambiar el nombre de marca, una tarea nada sencilla cuando llevábamos más de 6 años en el mercado, pero sabíamos que sería lo mejor a largo plazo.

Así, en 2008 y con asesoramiento, dejamos de llamarnos Aeolus y pasamos a ser Neolo.

Neolo se parece a Aeolus porque fonéticamente Aeolus se pronuncia Eolo, y la N adelante forma el prefijo «Neo», que significa «nuevo», innovador, novedoso. Justo lo que queríamos para nuestra marca de tecnología y la cultura de nuestro proyecto.

De esa manera, se redujeron las confusiones y fue mucho más fácil comunicar nuestra marca tanto por escrito como de forma visual u oral. Descubrimos lo importante que es aprender cómo crear el mejor nombre para una marca.

Cómo crear el mejor nombre para una marca: consejos y pasos

Una buena brújula para guiarte es «crear un nombre de marca que sea imposible de olvidar«. Esto es, la pregnancia, la capacidad que tienen ciertas palabras, frases, logos, etc., de quedar impregnadas en nuestra memoria y recordarlas fácilmente a lo largo del tiempo.

Todavía recuerdo una publicidad radial de mi infancia, que repetía sin cesar el número de teléfono de una pizzería con un ritmo pegadizo: «cuatro-vein-te-o-cho-cator-ce». Si quisiera llamar para hacer un pedido hoy, no necesito ni googlearlo.

Aquí vamos con varias técnicas para inventar un nombre de marca (ordenadas de forma cronológica):

1. Pensar en la/s palabra/s que lo conformarán

Los buenos nombres de marcas, aquellos que se «pegan» y vienen fácil a nuestra memoria, a menudo tienen características comunes:

  • Hay una letra fuerte en ellos, que causa impacto y resalta su pronunciación, como la Q, K, X, Z e Y. Algunas grandes marcas que cumplen con ello son Kellogs, Netflix y Quaker.
  • Tienen un sonido predominante, muchas veces logrado con la combinación de dos letras como “oo”, “sh”, «rr». Piensa en la serie televisiva Glee, o en marcas como Google, Gucci o Ferrari. ¿Qué sería de Spotify sin el efecto de la «y» final?
  • Incluyen un verbo que exige emoción o acción, ya sea en su nombre o en su slogan. Si te digo «Just do It», no hace ni falta mencionar de qué marca es, ¿verdad? Otro ejemplo es el «me encanta» de McDonalds.
  • Contienen una promesa de algún tipo – no, sí, siempre, nunca-. Piensa en Forever 21, Mercado Libre o Not Co, la empresa alimentaria de origen vegetal que vende «Not milk» o «Not burger».
  • Tienen una broma interna o son graciosas. Tal vez oíste del emprendimiento chileno llamado «Miel Gibson«. La referencia dentro de su nombre causó tanta gracia que se viralizó en redes sociales y miles de personas descubrieron el producto. Dunkin’ Donuts es otra marca que juega con la simetría de las palabras y genera un aura simpática en torno a su nombre (y venden donas dulces y coloridas, así que cuadra).

2. Que se relacione con tu identidad de marca

Al contrario de lo que much@s afirman, no creo que un buen nombre de marca necesariamente tenga que hablar del producto o servicio. Eso limita mucho las posibilidades. Sin embargo, sí debe evocar la identidad de la compañía, la misión. Esto se evidencia fácil en algunas ONGs, como Greenpeace o Médicos Sin Fronteras.

Piensa en los valores que te identifican, en el tono predominante:

  1. IBM es una marca financiera y formal y así lo demuestra con su nombre, que es la sigla de «International Business Machines».
  2. En cambio, Disney es una marca infantil vinculada a la fantasía y los sueños. Esto se refleja en su nombre, las vocales, la forma en que suena al pronunciarse. «Disneyland» no podría ser una compañía de seguros, ni un bufete de abogados, ¿verdad?

Se trata de que, para crear el mejor nombre de marca, debes definir lo más claramente posible lo que quieres que tu marca signifique o represente para los clientes. Pregúntate:

  • ¿Cómo creará tu marca un lazo emocional con tus clientes?
  • ¿Qué valores quieres comunicar?
  • ¿Qué sensación quieres evocar?

Cuando logras que te reconozcan y que además te asocien a una emoción (disfrute, diversión, éxito, belleza, etc.), puedes ser «top of mind«, es decir, estar entre las primeras opciones que se le vienen a la gente a la cabeza al pensar en un producto/servicio.

Si ahora te invito a tomar un café, ¿a dónde te gustaría ir? Puede que hayas pensado en Starbucks o en un emprendimiento de tu barrio, da igual, el punto es que tu primera opción es tu «top of mind» y es ahí donde las marcas quieren llegar. Es SEO cerebral.

3. Aplica técnicas para elegir un buen nombre de marca

  • Derivación: agrega un prefijo o un sufijo a una palabra ya existente, es decir, sílabas al principio o al final de la palabra que la vuelvan más original. Algunos ejemplos son ProFuturo o Brasilerísimo.
  • Composición: crea una expresión combinando dos palabras ya existentes. Ejemplo: MasterCard (master-card) o iPhone (i-phone).
  • Descontextualización: usa una palabra que nada tiene que ver con tu rubro o lo que tu marca ofrece. Ejemplo: la tienda de ropa Banana Republic. Esto genera curiosidad, es disruptivo y suele tener éxito.
  • Asociación: haz una lluvia de ideas y escribe todas las palabras o frases que asocies con tu marca. Luego, cárgalas en un diccionario de sinónimos online, que generará una lista de palabras relacionadas. Regístralas y fíjate si estas nuevas palabras sirven de inspiración para tu nombre de marca.
  • Consulta: es válido buscar ayuda y consultar a tus clientes actuales, si los tienes. Puedes hacer una encuesta sobre el nombre de tu marca en redes sociales o por email.
  • Date tiempo: tómate un tiempo de descanso mientras reposan tus ideas. Elegir un nombre de marca es un proceso que no se da de la noche a la mañana y las mejores soluciones llegan a un cerebro en calma. Así que ¡adiós ansiedad!

4. Investiga en Google

Una vez que tengas un par de nombres definidos (los finalistas), el siguiente paso es buscar en Google y asegurarte de que no los esté usando otra empresa. A veces creemos que somos muy creativos y descubrimos que… alguien ya lo pensó antes.

Fíjate especialmente que no lo utilice una marca de tu competencia ni ningún proyecto grande. Esto puede causarte problemas para registrar tu marca y tener derechos sobre ella.

Si no es así, ¡luz verde! Puedes avanzar.

5. Registra el dominio

Ha llegado el momento de registrar el dominio.

Para ello, debes ingresar a un proveedor donde puedas registrarlo y chequear si el nombre está disponible en las principales extensiones, sea .com o .es, .mx, dependiendo de tu país.

Si ya has revisado que ninguna otra marca se llame así, no deberías tener problemas en este punto. Recuerda que lo ideal es que tu dominio sea igual que el nombre de marca que has elegido. Nosotros, en Neolo, somos Neolo.com.

No agregues palabras ni caracteres extra si quieres que tus clientes te encuentren.

Una vez que has registrado tu dominio, puedes utilizarlo también para crear tu sitio web (resuelves 2 en 1).

6. ¡Listo! Ya has creado tu nombre de marca

Recuerda, además, crear perfiles en redes sociales usando tu nombre de marca elegido :)

Conclusión

Espero que este post te ayude a abrir tu creatividad y estés más orientad@ sobre cómo crear el nombre de una marca… y no cualquiera, sino uno imposible de olvidar.

Una vez que lo tengas, registra tu dominio con el nombre de tu marca aquí

banner hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.